¿A dónde vas, Apple?

Llevo siendo usuario de iPhone desde el primer modelo, aquel que no llegó a España y cambió el rumbo de la telefonía móvil. Desde entonces, pasaron por mis manos tres modelos más: 3GS(16GB), 4S (32GB) y 5(16GB). Es probable que el 5 sea el último de todos porque no me está gustando hacia dónde se está dirigiendo Apple con sus últimas actualizaciones (de productos y de software).

Para empezar, me parece  relativamente indignante el primer tamaño de los iPhone 6. 16GB es una cantidad que hoy en día se queda corta, muy corta. Que se hayan cargado el modelo de 32GB y en su lugar hayan dejado el de 64GB para forzar al consumidor a comprar “la lavadora del medio” podría tener una justificación si se hubiese sustituido el de 16GB por el de 32GB, pero han decidido dejarlo en uno que se queda corto y en otro que sobra.

Por otro lado, estoy bastante frustrado con el tema de las actualizaciones y la duración de la batería. Desde hace unos meses, desactivar la localización y las actualizaciones en segundo plano se ha convertido en una costumbre necesaria para evitar que la batería se consuma en un abrir y cerrar de ojos. ¿De qué sirve que implementen nuevas características si no se pueden utilizar?

Desde que se presentó iOS7 es como si en Apple se hayan quedado sin ideas y todas las características que se presentan estén, o bien enfocadas al consumo (Apple Pay, por ejemplo) o a sectores de usuarios muy minoritarios (Handofff, Continuity,…) o simplemente sean unas chapuzas como el centro de notificaciones (No es cómodo, se mire por dónde se mire) o iWork (La nueva versión ha perdido la mitad de funcionalidades de la ’09).

Apple, estoy aburrido y quiero volver a tener el control de mi teléfono. Necesito que me deis alguna razón de peso para seguir siendo un fiel defensor de iPhone.

Leer más

Y todo comenzó con un blog…

cern_lhc

Ayer fue el 60 aniversario de la Organización Europea para la Investigación Nuclear, más conocida como CERN, uno de los centros de investigación más importantes del mundo. En él se inventó la web a finales de los años 80 y hace unos años recibió el Premio Principe de Asturias a la investigación científica -quizás os suene de algo el Bosón de Higgs-.

Dentro de unos meses, además de todo eso también será mi lugar de trabajo. Si hace unos meses alguien me lo hubiera dicho, no me lo habría creído, pero la verdad es que llevo tiempo interesado en ampliar mis horizontes laborales y esta me parece una oportunidad única que llega en un momento ideal para mi.

Echando la vista atrás, me doy cuenta de todos los pasos que he seguido para llegar a este punto, no todos fáciles. Si no hubiese sido por mi novia, que me apoyó en algunos momentos complicados hace años, lo más probable es que ahora no estaría escribiendo este post. Considerarlo un logro individual me parece egoísta y no lo voy a hacer, más aún cuando hay muchas personas que me han influido positivamente: famila, amigos… Cuando se alcanza una meta hay que saber reconocer que el mérito también es suyo.

Realmente, se podría decir que todo comenzó con este blog (que ha cumplido ya 8 años) y al interés de ir aprendiendo pequeñas cosas de WordPress y de programación,culminando (aunque todavía queda mucho camino) con el Máster en Ingeniería Web que estoy terminando para especializarme en todo este mundillo. El 16 de Enero de 2009 asistí a mi primer Beers & Blogs, organizado por Carlos Urioste,  quien me ofreció la oportunidad de hacer mis primeros “trabajillos web” y me presentó a Juan García, que además haber sido mi jefe durante casi 3 años en Adama Web, es sobre todo un amigo que me ha ayudado a mejorar en mi profesión, a ganar experiencia y a enfrentarme a situaciones que me han servido para mejorar como profesional y como persona.

En definitiva, gracias.

Imagen de The Big Photo.

Leer más

Un año como autónomo

captain_obviousHace justo un año que me hice autónomo. El tiempo vuela y más aún cuando se está extremadamente ocupado por todos los frentes. De hecho, este año me ha servido para admirar mucho a todos aquellos que compatibilizan toda su vida estudiantil con un trabajo a tiempo parcial (algo que yo he estado haciendo los últimos años).

Para aquellos que se estén pensando en tomar este camino, creo que podría sacar varios consejos. El primero es que no es lo mismo buscarse un trabajo a tiempo parcial que hacerse autónomo. Un trabajo a tiempo parcial es la opción que recomiendo a quienes quieran estudiar y trabajar al mismo tiempo: tu trabajo se termina en cuanto sales de trabajar y no te tienes que andar comiendo la cabeza. Siendo autónomo, tu te marcas los horarios y en la mayoría de los casos se trata prácticamente de una dedicación 24×7 a la que además le tienes que añadir todo el tiempo que le inviertes a facturación y papeleo con Hacienda.

Después de haber estado trabajando de las dos formas, diré que al final resulta mucho más cómodo trabajar por cuenta ajena si lo que tienes pensado es compatibilizar tus estudios y dudas de si dispondrás de suficiente miedo para las dos cosas.

Otra recomendación, en el caso de querer hacerte autónomo es tener a alguien que te ayude (o que lleve completamente) los temas fiscales. Te costará dinero, sí, pero también te ahorrará muchos quebraderos de cabeza y tendrás a alguien que te asesore, que a la larga es algo que se agradece.

En el aspecto de llevar las cuentas de la “empresa” e independientemente de que alguien nos ayude, sigue siendo indispensable un buen programa de contabilidad y tras un año utilizando Billage, puedo decir que ha suplido mis necesidades completamente. Aunque el uso que le he dado se ha limitado al control de ingresos y gastos y sobre todo a la facturación, han ido mejorando la aplicación muchísimo a lo largo del último año (y por 9€ al mes, merece la pena).

Mi último consejo es quizás el más complicado de todos: tener claro qué tiempo se va a poder dedicar a los estudios y qué tiempo se va a poder dedicar al trabajo. Quizás es el principal error que cometí yo en su momento y puede que hubiera debido empezar antes las clases y después tomar la decisión de hacerme autónomo porque ¡Ser autónomo es caro! y como mínimo (si eres menor de 30, es la primera vez que te das de alta, etc) te va a costar una media de 100€/mes durante el primer año.

En España es complicado trabajar y estudiar al mismo tiempo y ser autónomo no es la fórmula ideal para ello, pero se puede hacer con un poco de esfuerzo, así que espero que esto resulte útil a aquellos que decidan ir por ese camino.

Leer más

De viaje por Irlanda

  • Wicklow Mountains
  • Acantilados de Moher
  • Dublín
  • Rock of Cashel
  • Rock of Cashel
  • Glendalough
  • Belfast
  • Limmerick

Tras pasar unos días recorriendo Irlanda, aquí va un pequeño set de fotos. No es nada del otro mundo, pero dan una pequeña idea de lo que es el país: cementerios y vacas; una extensión de Asturias mucho menos montañosa, un poco más fría pero igual de verde.

Me vuelvo alucinado con el mercado laboral y condiciones que tienen los informáticos (y autónomos) allí, que ya las quisiéramos en España y con el ambiente que se respira en Dublín, una ciudad que me ha parecido pequeña, manejable y con un ambiente de bares que nada tiene que envidiar al de España.

Leer más

5 series que posiblemente dejaré de seguir en 2014

Leftovers

Leftovers

La nueva serie de HBO creada por uno de los padres de Perdidos, Damon Lindelof. Un dramón con tintes sobrenaturales que empezó siendo un coñazo, pero que parece que va cogiendo fuelle a medida que avanza. Sin embargo, también es posible que vuelva a convertirse en un aburrimiento. De todas formas, ya ha sido renovada para una segunda temporada.

Masters of Sex

Masters of Sex

La primera temporada de la niña bonita de Showtime me gustó bastante, pero en los capítulos que van de la segunda temporada parece que todas las tramas están estancadas y se repiten las mismas premisas de la primera, aunque sin el factor sorpresa.

The Walking Dead

Walking Dead

Si puedes ver una serie sin perderte nada importante mientras estás jugando al FTL es que hay algo que no va demasiado bien, y eso es lo que le ocurre a The Walking Dead. Tiene momentos interesantes pero otros extremadamente soporíferos. Con un poco de suerte, la nueva temporada traerá más acción y menos lloriqueos.

Homeland

Homeland

Después del final de su última temporada podría decirse que la serie empieza de cero otra vez. Que sea interesante o no dependerá bastante de cómo decidan enfocarla. Si la convierten algo del estilo de The Unit me habrán perdido para siempre. Tiene muchas papeletas de convertirse en el salto de tiburón del año.

Banshee

banshee

Nunca supe muy bien cómo enfocar esta serie y la tengo ahí parada hasta que me quede sin cartuchos de todo lo demás. Es de Alan Ball, sí, pero ni es True Blood, ni es Six Feet Under. Es algo así como el hijo bastardo de una película de serie B y La Cúpula, que ha sido criado por un matrimonio amish.

 

Leer más