El Castillo de Chillon está situado junto a Montreux, en el extremo del lago Lemán más alejado de Ginebra. Se puede llegar a pie desde Montreux caminando unos 40 minutos (2,7km) y es uno de esos sitios que merecen la pena visitar. Aunque de primeras pueda parecer un poco caro (la entrada son 12,50 chf) creo que es uno de esos sitios que merece la pena cada céntimo.

El castillo data del siglo XIII pero fue utilizado por la casa de Saboya y posteriormente por los berneses hasta el siglo XVIII, inspirando en esa época un poema de Lord Byron, que tiene grabado su nombre en los calabozos como tantos otros visitantes. Está restaurado, incluyendo las zonas de madera sobre los muros que permiten pasar de una zona a otra del castillo (y molan mucho). Recorrerlo entero puede llevarnos cerca de hora y media (sin pararnos demasiado).

Más información | Wikipedia

Leer más