Mac

Aquellos que tenemos portátiles Mac solemos encontrarnos siempre con la misma duda cada vez que necesitamos utilizar Windows: ¿Utilizo una máquina virtual o instalo Bootcamp? En ambos casos nos veremos algo apurados si nuestro disco duro no dispone de demasiado espacio. Pero existe una tercera opción: instalarlo en un disco duro externo.

La ventaja de esta última alternativa es que no se modificarán los archivos de nuestro Mac y cada vez que queramos ejecutar Windows, solamente tendremos que conectar el disco duro y mantener pulsada la tecla “Alt” para arrancarlo.

Preliminares

  • Importante: Necesitas tener una máquina virtual (o acceso a un ordenador Windows) que tenga la misma arquitectura que la versión de Windows que vas a instalar (x86 o x64).
  • Necesitas que tu Mac tenga conexiones USB3 o Thunderbolt (y también tu disco duro externo).
  • Necesitas una ISO de la versión de Windows que quieras instalar (en mi caso lo probé exitosamente con Windows 8.1).
  • Descargar imagex.exe desde esta página (tendrás que seleccionar la versión de Windows y el programa descargará los archivos necesarios. Una vez descargados, imagex.exe estará en la carpeta).
  • Los drivers de Bootcamp para tu ordenador, que puedes seleccionar aquí en función de la versión.
  • Un lápiz USB para guardar los drivers.
  • Un disco duro externo USB3/Thunderbolt.

1. Obtener el archivo install.wim

En primer lugar debes montar la ISO de Windows. En Mac puedes hacerlo de forma muy sencilla haciendo doble clic sobre ella. En Windows puedes utilizar herramientas como Winrar para acceder a sus archivos.

Una vez montada, debes acceder a la carpeta “sources” y buscar un archivo llamado “install.wim”.

A continuación, debes copiar este archivo a tu máquina virtual o instalación de Windows a, por ejemplo, C:\wim\. Deberás mover a esta carpeta también el archivo imagex.exe.

2. Limpiar, particionar y formatear el disco duro externo

En este paso se borrarán todos los datos del disco duro externo, así que realiza un backup si es necesario.

En la instalación de Windows, debes ejecutar con permisos de administrador el cmd/terminal de comandos (botón derecho, ejecutar como administrador).

En primer lugar, hay que ejecutar la utilidad de particiones:

diskpart

En segundo lugar, listamos todas nuestras unidades:

list disk

En la lista debería aparecer nuestro disco duro externo, que deberemos identificar por un número (suele ser 0 ó 1).

Una vez identificado, deberemos seleccionarlo (# es el número del disco):

select disk #

A continuación limpiaremos el disco y sus particiones (este paso es el que borrará el contenido del mismo, ojo):

clean

Convertimos la partición del disco a formato MBR:

convert mbr

Seguidamente crearemos la partición de arranque en el disco, que ocupará unos 350MB:

create partition primary size=350

Formatearemos esta partición en FAT32

format fs=fat32 quick

Estableceremos esta partición como activa:

active

Y le asignaremos una letra que no esté ocupada ya en nuestro sistema (en este caso b):

assign letter=b

A continuación, crearemos una nueva partición con el resto del espacio disponible en el disco. No lo he probado, pero es probable que si no queremos que ocupe todo el espacio restante podamos establecer el tamaño deseado con el parámetro size=XXX igual que hicimos antes.

create partition primary

Formateamos la partición en NTFS:

format fs=ntfs quick

Y le asignaremos otra letra que no esté cogida (en este caso o):

assign letter=o

Una vez hecho esto, saldremos de la aplicación:

exit

3. Desplegar la imagen de instalación de Windows

Nuevamente desde la línea de comandos deberemos acceder a la carpeta en la que tenemos los archivos install.wim e imagex.exe. Si has seguido los pasos, ambos deberían estar en C:\wim.

Una vez situados en ese directorio tendremos que comprobar qué instalación de Windows deseamos realizar, porque normalmente los DVD e imágenes de Windows disponen de varias. Para ello utilizaremos el siguiente comando y comprobaremos el número de id:

imagex.exe /info C:\wim\install.wim

Una vez identificado este número, copiaremos la imagen a nuestro disco duro, lo que puede llevar cierto tiempo (“1” es el índice de la instalación obtenido previamente y “o” es la letra de nuestro disco):

imagex.exe /apply C:\wim\install.wim 1 o:

A continuación, crearemos la sección de arranque de nuestro disco, sustituyendo (en caso de que fuere necesario) las letras de nuestras unidades (b: y o:):

o:\windows\system32\bcdboot o:\windows /f ALL /s b:

3. Arrancar e instalar Windows

Una vez realizados todos los pasos anteriores, deberemos conectar el disco duro a nuestro Mac (en caso de que los pasos que requerían Windows los hayamos hecho con otro ordenador y no con una máquina virtual). Reiniciamos el ordenador y mantendremos pulsada la tecla “Alt” (un par de veces durante la instalación).

Cuando aparezca el menú de selección de disco, elegiremos Windows y procederemos a su instalación.

Una vez en Windows, deberemos instalar los drivers de Bootcamp y reiniciar el ordenador.

Es posible que después de reiniciar se quede un cursor parpadeando en la parte superior izquierda de la pantalla. En este caso, mi solución fue la de conectar el disco duro a otro puerto USB.

El rendimiento de Windows utilizando un disco duro USB3 es bastante bueno y permite jugar a juegos con bastante fluidez.

Fuente | BleepToBleep (inglés)